Share Button
SOPA: el gran cortafuegos estadounidense

El 26 de octubre de 2011 Lamar Smith, representante republicano por el distrito de Texas, presentó ante la Congreso de los Estados Unidos el proyecto de ley H.R. 3261, mejor conocido como SOPA (Stop Online Privacy Act). El proyecto le otorgaría poderes al Departamento de Justicia, y a los titulares con derechos de autor, para tomar medidas legales en contra de sitios alojados en Internet que practiquen, participen o promuevan el tráfico ilegal de propiedad intelectual.

Las intenciones de este proyecto de ley no tienen nada que ver con la batalla en contra del cyberbullying o la pornografía infantil, las cuales considero son conductas que hay que atacar con mayor esfuerzo. Este proyecto de ley está dirigido a monitorear el tráfico de datos que se genera en Internet tal y como lo hace China con su cortafuegos nacional conocido como The Great Firewall of China. Recientemente el gobierno estadounidense presionó al servicio de paga electrónica PayPal para que no procesara donaciones a Wikileaks bajo la premisa de que las prácticas de esta organización eran ilegales. Pero lo que realmente buscan es censurar el Internet.

El peligro detrás de este proyecto de ley son los poderes (a nivel técnico) que se le otorgararían al Departamento de Justica estadounidense. Uno de ellos afectaría o eliminaría por completo los proyectos de desarrollo de programas Open Source. Otro de ellos obligaría a los proveedores de servicios de internet (ISP) a monitorear (algo que actualmente se practica), filtrar e impedir el tráfico a ciertas páginas web (IP Blocking). Estas prácticas pudieran causar que la ley de derechos de autor “Digital Millennium Copyright Act” (DMCA) sea irrelevante.

Lo triste de este caso es que la aprobación de este proyecto de ley se encuentra en los bolsillos de los senadores y representantes estadounidenses. Entre las organizaciones que apoyan SOPA se encuentran la Recording Industry Association of America (RIAA), y la Motion Picture Association of America (MPAA), porque son los que más afectadas por la “piratería”.

Por otro lado, las organizaciones que están en contra de SOPA son, por razones obvias, las que se han beneficiado de este libre albedrío del que vivimos actualmente en Internet. Organizaciones como Google, Yahoo!, Facebook, Twitter, AOL (increíblemente), LinkedIn, eBay, Mozilla Corporation, Tumblr, entre otras, son las que han comentado su disgusto.

No soy abogado pero si ustedes me preguntan qué yo haría en es esta situación mi contestación es simple. El mundo de los negocios está evolucionando de una manera casi imposible de controlar. Hay que generar ingresos de cualquier manera para promover el desarrollo económico y para esto hay que buscar puntos medios entre lo que el cliente quiere y lo que las organizaciones quieren y están dispuestos a proveer. Para combatir la piratería de música tenemos que apoyar planes de negocios como los de Spotify, MOG, y Rdio. Para combatir la piratería de películas tenemos que seguir apoyando servicios como Netflix y Hulu. En fin, tienen que buscar métodos simples, seguros y accesibles para distribuir su producto, porque, con o sin S.O.P.A, el ser humano siempre se las ingenierá para conseguir la manera de consumir el contenido. Y al final seguiremos igual.

Foto | sxc.hu

Share Button
El autor

Rafael Mediavilla  

Productor ejecutivo de Criticologos.com, podcaster extraordinaire, Twitter evangelist, fanboy de Apple, tech guy a tiempo completo, jugador de póker a tiempo parcial, sci-fi freak. ¿Fotógrafo? ¡Tal vez! Ustedes me dicen.